Niños de mi Tierra

¿Quieres conocer a los niños que viven en algunos de los lugares más remotos del Pacífico colombiano, sus costumbres y sus riquezas? Viaja a través de la pantalla por mar, tierra, río, montañas, costa y selva para ver Niños de mi tierra, un programa en el que podrás acercarte a las historias y vivencias diarias de “El Experto” niños de nuestras zonas rurales que conocen todo sobre el campo. Conoce a “Los Preguntones” y los interrogantes que tienen acerca del lugar donde vive y lo que hace “El Experto”.

DIRECCIÓN: María Fernanda Jiménez
DURACIÓN: 30 capítulos de 12 min.
AÑO: 2017
PÚBLICO OBJETIVO: Niños de 7 a 12 años

Reconocimientos

  • Finalista en el Festival Audiovisual para Niños Fan Chile como Mejor Programa De TV Infantil 2017
  • Nominado a los Premios India Catalina 2017 y 2018 como Mejor Programa Infantil
  • Nominado a los Premios India Catalina 2018 como Mejor Programa de Inclusión
  • Reconocimiento Ministerio de Cultura como Mejor Producción Audiovisual “Diferentes Maneras de Narrar el Patrimonio Cultural del Pacífico Colombiano

Cap 1. Con su ternura y alegría contagiosa, Andrey Sebastián, o Tomás, como le dicen todos, nos mostrará su escuela, sus juegos y el cultivo de gulupa, una fruta exótica que se da en su tierra y que ninguno de nuestros preguntones conocía. También veremos cómo se divierte jugando con sus amigos, montando bicicleta en terrenos “rocosos” y tocando el tambor en la chirimía de su escuela.

Cap 2.Kevin Quintero es un niño alegre, estudioso y apasionado por el campo. Vive en La Habana, un pueblo pequeño situado a 40 minutos del municipio de Buga. En compañía de su padre nos comparte una aventura por la finca, los paisajes de niebla, el ordeño de vacas y las truchas. Y en su casa, desde su alargado patio, le cuenta a los preguntones sobre el tierno mundo de los conejos, a quienes alimenta y cuida con paciencia para poder venderlos. Kevin es un emprendedor de la cunicultura, agradecido por los consejos que le dan su abuela y profesores

Cap 3.Luisa Fernanda es toda una experta en el tema de los cerdos, y nos explicó de qué se alimentan, qué cuidados requieren y por qué no le da pesar que su fin sea morir para alimentarnos. En este capítulo Luisa Fernanda comparte con nosotros su día a día, que se traduce en ir al colegio, hacer tareas, ayudar a sus padres en el negocio de las arepas y entrenar atletismo en medio de montañas, “no sólo para sacar piernas” como ella dice, si no para competir y ganar.

Cap 4.Cristián Lara es un niño noble y de pocas palabras. Vive en la Cumbre, en una finca de la vereda Agua Clara rodeado por cafetales y árboles frutales. En su escuela nos presenta las manualidades de reciclaje que han creado para sembrar flores y embellecer el lugar. Hace un año vive en el campo y se ha convertido en un experto sobre café, al pasar largas jornadas ayudándole a su mamá en las labores de selección de los granos maduros y secos. Los preguntones también aprenderán sobre el ciclo montañismo, el deporte favorito de Cristián, que practica a toda velocidad con su bicicleta mientras atraviesa otras fincas y cafetales

Cap 5.Nidia Esther, se denomina a sí misma como una “guardiana de las costumbres de sus abuelos”. Por eso en este capítulo nos mostrará las costumbres de su comunidad Misak, el vestido y su lengua. Y también las semillas que sembraban sus abuelos, como las habas y el ulluco, que aunque ella reconoce que a la mayoría de los niños no les gusta comer, ella está dispuesta a conservar

Cap 6Luis vive en una montaña, a una hora y media del municipio de La Unión, en la vereda El Rincón. A los preguntones les comparte la travesía del camino entre su casa y la escuela, y su pasión por los caballos. Todos los días camina en compañía de su hermana menor, durante dos horas para recibir sus clases. En el colegio comparte lo que aprende cada día de la huerta y sus juegos preferidos, que son el fútbol y las canicas. Y en la finca en la que vive, con la tranquilidad de la montaña, presenta a su familia, su habilidad por el dibujo y juega desde una colina con su three wheeler.

Cap 7A sus 12 años Oscar Santiago es todo un experto en el cuidado de su finca, y también de sus cuyes. No sabe cuántos tiene porque según la tradición, si se les cuenta se mueren; pero sí sabe cómo alimentarlos y cuidarlos. Y también sabe disfrutarlos pues son su plato favorito, aunque a nuestros preguntones esa idea les cause terror.

Cap 8Eilin es una niña alegre, extrovertida y experta en el cultivo de la mora, que vive con sus abuelas en las montañas de Tuluá, en la vereda Santa Elena. Mientras se divierte con los preguntones se adentra por los espinosos árboles de mora para compartir sus conocimientos, sus juegos de lazo, su materia favorita, sus mascotas, su casa, el bello jardín de flores de su bisabuela y paisajes impactantes que rodean a su pueblo.

Cap 9.Danna Valentina Martínez vive en una pequeña población de Medio Baudó llamada Pie de pepé, una calle larga con casitas a los lados, al borde del río Pepé, donde Danna pasa todas las tardes refrescándose y divirtiéndose con sus amigas. En el colegio Danna disfruta de su clase de inglés, y trabaja con amor en la huerta escolar, siendo ya toda una experta en plantas aromáticas como el limoncillo, la menta, la albahaca y otras, que siembra y cuida para luego preparar medicinas. Nos dará consejos sobre cómo bailar bien y nos mostrará cómo hace su propia pelota para jugar ponchado con sus amigos.

Cap 10. Samuel es un niño tranquilo de la vereda Pandiguando, del Tambo, Cauca. Vive en una colina con su familia rodeado de variados cultivos. En su colegio hace parte de los proyectos ambientales y reutiliza materiales plásticos. Le gusta acompañar a su padre al cultivo de caña y  al trapiche para hacer la panela. Su deporte favorito es el fútbol.

Cap 14. Lady es una niña indígena experta en el cultivo de la papa china que vive en el Resguardo Wounaan Docordó, Unión Balsalito. Su padre es maestro en la escuela de la comunidad y su madre teje canastos con Palma de Werrengue. Los niños de Colombia comparten un encuentro divertido con Lady, a través de preguntas, que les permite un viaje de intercambio con su cultura, aprendizajes ancestrales y juegos.


Cap 15. A sus 11 años, Dannerson Lucumí es un experto en el cuidado de su huerta. En ella cultiva tomates, papas, cebollas, albahaca y repollo; con lo que su mamá prepara nutritivas ensaladas. Dannerson quiere ser futbolista, y por eso se esfuerza mucho en los entrenos, donde además de patear la pelota les enseñan valores como la tolerancia. Veremos también cómo él y su familia se divierten los fines de semana.

Cap 16. Dana vive en la vereda El Carmen, Piendamó y es experta en el cuidado de las gallinas ponedoras y el cultivo del maíz. En su colegio hace parte del grupo de música andina y nos compartirá una canción con mensaje de paz. Finalmente, nos presentará a su toro, sus juegos preferidos y las deliciosas masitas de maíz que prepara con su familia.

Cap 17. El mayor pasatiempo de Jennifer es cuidar de sus gallitos finos y es una experta en el tema, por eso nos cuenta cómo se cuidan, cómo se alimentan y cuál es la diferencia entre estos gallitos finos y los criollos. Además, conoceremos a su familia, el lugar donde vive, su amor por la lectura, y su escuela, donde sólo hay 11 niños y una profesora para todos los grados, y donde se divierten mucho aprendiendo y jugando.

Cap 18. Jesús Daniel tiene un cultivo de piña al lado de su casa y cuando tiene cosecha se come cinco diarias. Su mamá y hermanos lo acompañan en esta aventura. Y por las calles rocosas y el río del Bajo Calima, él y sus amigos nos divertirán mientras elevan cometa. 

Cap 19. Diana Yineth es una experta en hacer quesos y por eso nos mostrará el proceso: desde que ordeña a sus vacas, hasta que disfruta con su familia de un delicioso pedazo de queso. Además, conoceremos su escuela, y veremos cómo se divierte haciéndoles vestidos a sus muñecas y jugando balón con sus amigos.

Cap 20. Carlos Julio vive en San Pablo, Nariño, es experto en el cultivo de yuca y sus padres le enseñan a cosechar en la finca. En esta aventura compartirá el proyecto de reciclaje de su colegio junto a otros compañeros. En la tarde cocinará junto a su madre deliciosos envueltos de yuca y en el pueblo asistirá a clases de natación, que es su deporte favorito.

Cap 21. Yenny Paola vive en una montaña del norte del Valle, en medio de cafetales y un platanal, donde le encanta salir a jugar con sus perros. A sus 9 años es experta en diversas labores de campo en las cuales ayuda a su abuelo “Mono”; una de estas labores es la siembra y el cuidado de las plantas de plátano. Yenny nos enseñará a hacer tostadas de plátano y nos mostrará su escuela, donde es muy feliz jugando y aprendiendo.

Cap 22. Yefer Damián es un niño que le encanta leer y crear historias. Es experto en el coco y compartirá con los preguntones las recomendaciones para el cultivo de las palmas y sus recetas favoritas. Al atardecer, mientras va a caballo a recoger agua al río Patía, mostrará sus juegos favoritos en compañía de sus hermanos y amigos. 

Cap 23. Hay dos cosas que le encantan a Kirmanth: jugar fútbol e ir a pescar. Y mejor, si es con su mejor amiga, Rosa María, quien también es muy buena pescadora. Juntos, visitan a las babillas que hay en su colegio van de pesca, juegan, y disfrutan de las olas del mar.

Cap 24. Sayra vive en Pance, Cali y es experta en el avistamiento de aves. Con la armonía que la caracteriza compartirá sus lugares favoritos y los pájaros que llegan todos los días a su casa.  En su caminata visitará a su mejor amiga, para jugar y contemplar hermosos paisajes naturales.

Cap 25. Jhon Stiven vive en una vereda de Roldanillo, en una montaña verde de tierra fértil y productiva. De su papá ha aprendido todas las labores del campo y a sus 12 años ya es dueño de su propio cultivo de arracacha, un fruto poco conocido por los niños de la ciudad, a quienes hasta se les dificulta decir su nombre. Conoceremos la familia de Jhon Stiven, su escuela y mucho sobre la arracacha.

Cap 26. Juan Pablo vive en el municipio Patía, Cauca, un lugar de clima cálido, ideal para cultivar los mejores limones. Al inicio de un día soleado enseñará cómo se evitan las plagas de los árboles y le mostrará a los preguntones cómo hacer una refrescante limonada. También bailará bambuco con sus compañeros de colegio y dará un paseo con su familia, mientras prueba el reconocido kumis patiano. 

Cap 27. Elidy y su hermano Eliseo son unos niños felices que viven en una vereda de Santander de Quilichao, en una finca donde vive su numerosa familia conformada por tíos, abuelos y primos. Allí, Elidy ha aprendido de su abuelo a cultivar la tierra, y ya es experta en el proceso del Cacao, desde que se siembra hasta que se convierte en chocolate. Conoceremos su escuela, y los acompañaremos a disfrutar de sus juegos favoritos, como montar bicicleta, treparse a los árboles y  sacarle provecho al columpio que les hizo el abuelo.

Cap 28. Sara tiene once años y es experta en coger pianguas. En esta aventura viajará en lancha hacia el manglar para mostrar cómo se pueden sacar conchas grandes que están enterradas en barro. Rodeada por paisajes exóticos de sol, arena y mar practicará sus juegos favoritos con sus vecinos y otras niñas del pueblo.

Cap 29. Karen Daniela vive en un páramo de la vereda Aposento, en Nariño. El clima frío de la montaña crea la temperatura perfecta para cultivar papa, arveja y col. Desde su casa se podrá contemplar el infinito verde que los rodea. Y a la hora de clases, la tranquilidad de su colegio se transformará en notas musicales con el talento de su banda andina.

Cap 30. Brayan tiene 12 años, vive en la vereda de La Esperanza muy cerca al corregimiento de Felidia en la ciudad de Cali.  Le encanta jugar al fútbol junto a sus amigos y a su padre, quien le ha enseñado todo lo que se debe saber sobre los cultivos que hoy son el sustento de su hogar. Brayan conoce perfectamente el cultivo del rábano, le parece muy sencillo de sembrar, pero lo que más le gusta es su sabor, es por esto que cuando la cosecha está lista va en busca de los rábanos más grandes y rojos para picarlos en pedacitos, echarles sal y limón y deleitarse del picante y ácido que resulta de esta mezcla. Nunca ha pensado en la posibilidad de irse del campo, por el contrario, espera algún día poder ser un gran arquitecto y así mejorar las condiciones en la que se encuentra el lugar en el que vive él y su comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *