Soy porque somos: La vida misma

La lucha de las 187 familias que habitan San Cipriano es por conservar su territorio, aunque su principal actividad económica es el turismo. Ellos desarrollan un turismo ecológico buscando impactar lo menos posible su espacio, y es que para ellos no había muchas alternativas para su sostenimiento cuando su territorio fue declarado Zona de Reserva Forestal.

(24)