Leonor: Capítulo 5

Varios familiares y conocidos de la familia se reúnen tras la muerte de la abuela. Leonor le hace un homenaje, interpretando la canción de arrullo que siempre le cantaba su abuela. Leonor le expresa a Mariela el deseo de trabajar. Su mamá convence a Buenaventura, de llevar a la joven en el próximo viaje de entrega de cacao, y logra su propósito laboral.

Luego de recibir su pago y sin temor frente a la opinión de Buenaventura, Leonor decide irse a vivir sola a pesar de no tener un lugar a dónde ir. Busca a Manuel, un amigo de Libardo, su hermano, y le pide ayuda. Este le propone alquilar una habitación en la pensión donde está con varios artistas.

Mientras Leonor se organiza, escucha la melodiosa voz de un hombre que se acompaña por los acordes de una guitarra. Curiosa, se asoma al patio en donde ve por primera vez a Esteban, quién la impulsa a presentarse de nuevo al Conservatorio. Decidida y empoderada, regresa al lugar donde fue rechazada por su color de piel. Entra sin anunciarse al despacho del maestro, pero se lleva una sorpresa: el director ha muerto y ahora un señor llamado Luis Carlos, ha tomado su lugar.

Ella le comenta la situación y muy gentilmente, el hombre le abre un cupo para que se presente a las próximas audiciones. Leonor y Esteban,  se preparan para su audición, sin embargo, Esteban recibe la noticia de un viaje a Europa con varios artistas, por lo que no la podrá acompañar.

(129)