ADN Sorprendente: Liliana Angulo Cortés

Ser artista afro en un país con historia de esclavización de africanos y afrodescendientes, es de por sí un reto histórico, intelectual y político. Ser artista significa que quieres decir algo. Y que debe haber una o varias formas de decirlo.

El camino de la expresión artística puede empezar y terminar con grandes interrogantes. Las respuestas pueden aparecer, o no. Nuestra identidad está en construcción, y hasta sobre eso sería bueno dudar.

Nos debatimos entre aceptar una nación con identidades en el mestizaje; y una hacer defensa conservacionista de las identidades étnicas originarias. El compromiso del artista con su obra – mensaje – cuestionamiento, puede, aparentemente, terminar allí, en la exposición, pero puede empezar allí mismo para el público..

(30)